Jabones Naturales




TIPOS DE JABONES Y SUS PROPIEDADES:

·         Jabón de caléndula y rosa mosqueta 
El solito se lleva por delante la dermatitis rebelde y todas aquellas heriditas y rozones que escapan al yodo.
Hidratante, anti-inflamatorio, regenerador celular, atenúa cicatrices, previene el fotoenvejecimiento… 
Lleva aceites esenciales de lavanda, palmarosa e Ylang-ylang que también contribuyen a cuidar la piel.
Nota: si tienes la piel grasa o acné seborreico este puedes descartarlo.



·         Jabón de aguacate y karité
Otro hidratante. En este caso enriquecido con aceite de aguacate y manteca de karité ecológica sin refinar. 
No recomendado para pieles grasas. 
Sus propiedades: suavizante, nutritivo, regenerador celular, anti-arrugas y estrías, cicatrizante y calmante.
Su aroma : sándalo con un toque de patchouli.



·         Jabón de arcilla blanca y negra
La arcilla blanca tiene como principal propiedad la de absorber las sustancias nocivas. Es antibacteriana, anti-inflamatoria y cicatrizante.
La arcilla negra es revitalizante, aporta tersura y luminosidad.
A esto se le suma el aceite de argán y la manteca de karité que le aportan hidratación.
Para usar como mascarilla enjabonar y aclarar pasados 15 ó 20 min.
Su aroma: frangipani



·         Jabón de arcilla blanca y roja
La arcilla roja es un excelente regenerador celular. Está recomendada para pieles sensibles y con problemas de dermatitis.
La arcilla blanca elimina impurezas, bacterias y es cicatrizante.
Contiene también aceite de ricino, lino y manteca de karité sin refinar.
Es un jabón muy hidratante sin producir granitos.
Igual que los otros de arcillas sirve de mascarilla.
Tiene un aroma fresco a manzana y te verde.




·         Jabón de arcilla verde
La arcilla verde tiene un efecto purificante y antibacteriano. Limpia y aporta elasticidad. También es reequilibrante para pieles mixtas, grasas o acnéicas.
Está enriquecido con aceites de borraja y jojoba, ambos buenos reguladores de las glándulas sebáceas.
Podemos usarlo como mascarilla dejándolo actuar 15 ó 20 minutos.
Lleva esencias de limón y geranio. Aconsejo su uso nocturno porque los cítricos tienen fama de producir manchas con el sol. Así nos beneficiamos de sus virtudes sin consecuencias no deseadas.



                 Jabón de argán
Para pieles secas o maduras.
El aceite de argán virgen se usa para atenuar las cicatrices, las arrugas y aportar a la piel tersura, suavidad y luminosidad.
Va acompañado de manteca de karité ecológica sin refinar, que también es nutritiva y regeneradora celular.
Lleva esencias de lavanda, geranio e ylang-ylang




·         Jabón de barros del mar muerto           
“El Barro Negro del Mar muerto limpia la piel en forma profunda y la nutre con sus compuestos minerales vitales, actuando como rejuvenecedor, antiarrugas, antiseborreico, anticelulítico, exfoliativo, revitalizador, célulo regenerador, regulador circulatorio, y reenergizante. Atenúa los signos de expresión. Se usa para tratar alteraciones cutáneas como psoriasis, eczemas, dermatosis, acné juvenil, rosácea, y seborrea, tiene cualidades mineralizantes, calmantes e hidratantes.”
Lleva además aceite de neem y esencias de rosas, lirios del valle y patchouli



·         Jabón de caléndula y aceite de almendras
Un jabón para bebes. 
Lleva aceite de oliva virgen, infusión de manzanilla, aceite de caléndula y de almendra virgen ecológico con una pizca de coco.
No tiene esencias ni colorantes que pudieran irritar.
No es un jabón que limpie en exceso, porque ellos no lo necesitan, pero sí hidratante, anti-inflamatorio y cicatrizante. 
Nota: como siempre, antes de usarlo, rozaremos apenas una pequeña zona para asegurarnos que el peque no es alérgico a la almendra.


·         Jabón de caléndula y neem
Dicen del árbol del neem que, ante una catástrofe, si solo se pudiera salvar una planta sería a él.
El aceite de neem contiene cerca de 140 ingredientes activos.
Es emoliente, suaviza y humedece la piel seca y cuarteada, elimina el picor, calma irritaciones, es un poderoso antibacteriano y cicatrizante. Todo esto le hace un buen enemigo para eccemas y psoriasis. 
Su aroma es a lavanda.



·         Jabón de laurel
Esta es mi versión del jabón de Alepo.
El aceite de bayas de laurel es desinfectante y antiséptico. Cicatrizante y astringente. Refresca y mejora la circulación. Revitaliza y tonifica.
No lleva esencias pero desprende un delicioso aroma a laurel.


·         Jabón de lino y jojoba
Jabón pensado para combatir el acné. El aceite de jojoba es una cera que actúa como sebo-regulador, hidratando la piel seca al tiempo que evita la acumulación de grasa.
El aceite de lino es muy rico en ácidos grasos esenciales, sobre todo omega-3, lo que le hace un buen remedio para combatir el acné y le da efecto anti-inflamatorio
Huele a tomillo y litsea cubeba(similar al limón sin ser un cítrico)


 ·         Jabón de lino
Para combatir las manchas en el rostro producidas por el sol o el frío.
El aceite de lino o linaza, rico en ácidos grasos esenciales y omega-3, es anti-inflamatorio y actúa sobre manchas, rosácea, descamaciones, quemaduras solares, acné, eccemas y psoriasis.
Lleva también manteca de karité que, además de hidratar, aporta protección frente al sol y el frío.
Aroma: azahar, litsea cubeba, patchouli y geranio.


·         Jabón de onagra
El aceite de onagra destaca por su riqueza en ácidos grasos esenciales. Ayuda a mantener la humedad y la elasticidad de la piel a la vez que ejerce un efecto anti-inflamatorio. Tiene acción antienvejecimiento y propicia la regeneración de las arrugas.
Lleva esencias de azahar e ylang-ylang



·        Jabón de rosa mosqueta y chocolate
Un capricho para pieles secas.
Regenerador celular, previene el cáncer cutáneo y el envejecimiento prematuro por la exposición al sol y atenúa cicatrices y manchas.
Lleva manteca de cacao, rosa mosqueta virgen ecológica y cacao puro. 
Huele a chocolate
No apto para pieles grasas.